Colonia Elisa Chaco Argentina


ir a contenido

Los Capozzolos

Historia > Los Capozzolos

Domingo Capozzolo y Colonia Elisa un pueblo con Historia



 Domingo Capozzolo, Nace en Nápoles, el 15 de mayo de 1846, hijo de Ángel Capozzolo y Magdalena Bets. Al cumplir 19 años, ya muertos sus padres, viaja a la Argentina, decidido a probar fortuna, separándose de su única hermana. Emma Bárbara, a la que no volvería a ver.
Poca dura su estadía en Buenos Aires y decide trasladarse a Santa Fe, lugar donde se desempeña como ayudante panadero durante cuatro años. Emigra primero a Helvecia y luego a Romang, sitio en el cual se desempeña como garrotero.
Es allí donde conoce a Elisa Wingeyer, nacida en Berna, con quien se casa y con la cual tiene trece hijos que en orden cronológico son: Magdalena, Rosa, Luisa, María, Carlos, Juan, Domingo, Elisa, Alfredo, Ema, Clara, Ángel y Humberto.

Comprende que los carros que fue adquiriendo no incrementaría en forma rápida su capital y decide cambiarlos por hacienda en pie, así vuelve a emigrar hacia el norte y se instala en Las Garzas, donde se convierte en hacendado.
Especulando que el el Chaco, el gobierno, entrega una extensión de una legua de tierras fiscales a quien acredite tener un número considerable de vacunos, se compromete a fundar una población y plantar un número determinado de árboles, se encamina , un primero de mayo de 1905, junto a sus hijos Carlos y Domingo, hacia el norte, con el propósito de establecerse en la zona del El Zapallar, pero equivoca el camino y llega al Fortín Makallé, asentamiento del Regimiento 7 de caballería. Allí le informan que más al Norte todavía, hay una zona muy apta para el asentamiento. Así un 29 de Mayo de 1905, después de veintiocho días de penosa travesía, llega al lugar definitivo, que hoy se da en llamar Colonia Elisa. En un principio, el establecimiento, recibió el nombre de Lapachito, por haber en el sitio un hermoso ejemplar de esa especie.
Un viaje tan largo, implicaba, por ese entonces, innumerables aventuras, de las lindas y de las otras, de aquellas que dejan huellas apara siempre en los seres humanos. Un sinnúmero de sucesos los iban curtiendo, como para prepararlos para vivir en esas alejadas tierras.
Cruzar el riacho Los Amores, les hizo perder un gran número de cabezas. las disputas entre peones eran frecuentes, porque la soledad y la incertidumbre generan sentimientos inesperados. Los tigres acosaban permanentemente la hacienda y los hombres eran atacados con frecuencia por ellos. Los indios también desconcertaban a los viajeros. Se toparon con mansos que los siguieron durante días, sólo para solicitar ayuda para salvar a la hija del cacique que estaba enferma y que, al obtenerla, serían sus aliados incondicionales. pero también se cruzaron con los otros, con los bravos, con los que con el tiempo matarían al Capitán Solari, que encabezo la protección de la zona y cuyo nombre honra a otra población de los alrededores.
Inmediatamente comienza la construcción de las primeras viviendas y al poco tiempo de instalado, se asienta a escasos novecientos metros del lugar una división del Regimiento 7 de Caballería al Mando del Capitán Solari, quien protege la zona del ataque permanente de los indios (este Fortín también bautizado con el nombre de Lapachito. Sobre sus ruinas hoy se asienta la Escuela Nº 114 "Eleuterio Felipe Tiscornia"). Si señor, tiempos duros aquellos, de lucha, de desvelos, de sacrificios, de renunciamiento...
Por ese entonces, con las mismas ansias de progreso llega al poblado una familia chilena de apellido Thomas, que pronto regresa a su país de origen, incapaz de soportar las inclemencias del clima. En este corto Lapso, los Capozzolos y los Thomas, traban amistad y al apartarse, se genera un intercambio epistolar entre los jóvenes. la correspondencia de Chile llegaba a Resistencia y como no había un nombre que identificara al poblado, el jefe de Correos le aconseja a uno de los hijos, Domingo, que inventara uno. Como digno descendiente de italianos se le ocurre solo uno, el de su madre y sugiere Santa Elisa o Elisa, ambos rechazados por existir poblaciones homónimas en Santa Fe.
Nace así, Colonia Elisa, Bautizada con amor filial, gestada con espíritu de lucha y de progreso, criada con deseos de superación...hija del espíritu inquebrantable de don Domingo Capozzolo ya la constancia de Doña Elisa Wingeyer, casada con el esfuerzo de innumerables manos que la convirtieron en una prospera Colonia del Centro Chaqueño.


La Familia Capozzolo, en pleno, cuando vivían
en Colonia Elisa


Inicio | Historia | Ub. Geográfica | Instituciones | Escuelas | Galerías | Contacto | S M S | Libro de Visitas | Traductor | Area de Seguridad | Mapa del Sitio


Copyright 2005 chaco.gov.ar/coloniaelisa - Todos los derechos Reservados

Regresar a contenido | Regresar al menu principal